“La violencia a los animales puede indicar que también hay violencia familiar”

Escrito por INFOJUS.

Por: Matías Máximo

La Cámara de Diputados bonaerense aprobó esta semana un proyecto para que en las escuelas de ese distrito se eduque contra la crueldad animal. Apunta al respeto hacia perros y gatos, pero también caballos, aves y especies silvestres en general. En España, el 70% de los maltratadores de animales también tenían otros antecedentes delictivos.

Un proyecto para que en las escuelas bonaerenses se eduque contra la crueldad hacia los animales tuvo media sanción de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. ¿Por qué es importante aprender desde la niñez que los animales no se maltratan? La diputada impulsora del proyecto, Valeria Amendolara (FPV), dijo a Infojus Noticias que “la ley busca fomentar dentro del ámbito educativo el respeto a los animales. No solo desde el cuidado y la tenencia responsable, que es fundamental y está vinculada también a la sanidad de toda la sociedad, sino  también como un indicador de riesgo social. Los especialistas nacionales e internacionales que trabajaron para la redacción del texto nos ayudaron a observar que las personas violentas contra otras personas comenzaron siendo violentas de muchas maneras: con el lenguaje, rompiendo objetos y también lastimando animales”.

Para la diputada, “la empatía con otros seres, no solo con las mascotas domésticas, se puede pensar en términos de conducta que se trasladen hacia los humanos. Vinculamos la violencia a los animales con la violencia en general y por eso vemos necesario que desde la escuela se concientice. La experiencia de expertos que consultamos dice que en general la violencia a los animales señala violencia intrafamiliar”.

Al proyecto lo redactó la asociación civil Educación contra el maltrato animal, que recibió aportes y adhesiones de más de un centenar de organizaciones y profesionales, como el Centro de Prevención de Crueldad Animal, y la especialista barcelonesa Núria Querol i Viñas, máster en Tratamiento de la Violencia Familiar y en Intervención Educativo-terapéutica asistida con animales.

“Este proyecto tiene un triple propósito: uno es generar un espacio educativo donde se trate la problemática, otro que se instale dentro del Estado la preocupación y la prevención del maltrato animal, y el tercero prevenir casos de violencia a humanos. La violencia tiene diferentes caras y nos interesa que por ejemplo en los gabinetes psicopedagogos estén alertas cuando detectan un caso de violencia animal, porque en el fondo también se presentan casos intrafamiliares”, dijo a Infojus Noticias Ángel Méndez, profesor de Biología y fundador de Educación contra el maltrato animal.

Mientras Méndez habla por teléfono desde su casa de La Plata se escuchan perros ladrar: una de las condiciones de los miembros de la ONG es que adopten al menos un animal rescatado. Él vive con cinco. Su alimentación está influida por el respeto a los animales, por eso desde hace unos años decidió dejar de comer carne. Por ahora sigue con derivados como los quesos, pero tiene pensado dejar de hacerlo algún día.

“La ONG surgió desde las aulas de las escuelas públicas en las que trabajamos varios docentes involucrados con los animales. Después se fueron sumando profesionales de distintas áreas como abogados, veterinarios, biólogos, psicólogos y personas que se están en distintas asociaciones de proteccionistas o  conservacionistas. Nos proponemos hacer algo más que una charla de una hora y chau: buscamos que el alumnado se involucre emocionalmente y empáticamente con los demás habitantes del planeta. Detectamos que el compromiso con otro, por ejemplo un animal, disminuye la violencia en los grupos escolares”, dijo Méndez.

La ley que todavía debe aprobarse en el Senado no solo apunta al respeto hacia los animales domésticos como perros y gatos, sino también los caballos, las aves y las especies silvestres en general.

La crueldad animal como indicador del riesgo social

Antes de tratarse la ley, se hizo una jornada en Diputados para debatir “La crueldad animal como indicador del riesgo social”. Desde España, Viñas presentó estudios estadísticos internacionales que muestran que un alto porcentaje de personas condenadas por crímenes tienen antecedentes de ataque hacia los animales. También mostró casos testigo de criminales que reprodujeron con seres humanos la tortura que sus padres perpetraban a las mascotas.

Viñas expuso estadísticas de España, donde el 70% de los maltratadores de animales también tenían otros antecedentes delictivos y más del 80% de las mujeres y el 70% de los niños maltratados refieren que los maltratadores amenazaron con matar a los animales domésticos o lo hicieron. También el 68% de mujeres maltratadas refirieron maltrato a sus animales y el 87% de estos ocurrieron en su presencia, mientras que un 75% en presencia de los hijos, para controlarlos y coaccionarlos psicológicamente.

“La violencia es una sola, no importa qué especie sea la víctima. La crueldad a los animales es la antesala de la violencia social o intrafamiliar. El maltrato animal se puede tratar desde distintos sectores, y esto tiene que estar abordado interdisciplinariamente. La violencia de género y los femicidios a veces se pueden detectar a través de lo que pasa con un animal de compañía en la familia. Nosotros siempre decimos a las asistentes sociales cuando van a hacer visitas y no pueden percibir la violencia de parte de la persona que es víctima, que miren al animal de compañía de la familia: si ese animal tiene una actitud temerosa, si es agresivo, si tiene una actitud evasiva frente a otros humanos”, dijo a Infojus Noticias Susana Dascalaky, del Centro de prevención de crueldad animal.

La historia de Noelia y Otto

Noelia viajó en 2012 de Córdoba a la Ciudad de Buenos Aires a vivir con su pareja a un PH del barrio Almagro. Con el tiempo él no la dejaba trabajar, ni salir y le pegaba. Casi con lo puesto y una valija, Noelia logró salir un día y pidió asistencia a todos los organismos de violencia de género. Después de la intervención del juzgado nacional 23 le dieron la posibilidad de retirar el resto de sus pertenencias. También la ayudaron con un pasaje para que vuelva a Córdoba, a través del Ministerio de Desarrollo Social.

“El problema fue que en la casa de Noelia había quedado Otto, que era un perrito callejero que ella había rescatado muy afectado por la sarna de una veterinaria. Era su vínculo de afecto y ella no se quería ir sin llevárselo, pero en la orden judicial no estaba incluido el perro, más allá que decía que podía retirar sus pertenencias y en ese momento Otto era su pertenencia. Cuando ella vino  pedirnos ayuda, nosotros le explicamos al juez la situación y se pudo ir a sacar al perro en una situación tensa en la que tuvo que intervenir la Policía Federal”, dijo Dascalaky.

Para la abogada, “el caso es paradigmático porque cuando el agresor vio que a Noelia no le dolían los golpes ni los insultos empezó a hacerlo con el perro. Lo quemó con agua hirviendo y lo tiró por la escalera. Noelia le escondía la situación al veterinario de la misma manera que lo hacía en el hospital público: a los médicos decía que se había caído, al veterinario que Otto se había quemado con la estufa”.

MM/RA

Fuente: INFOJUS