El maltrato animal como señal de violencia en las familias

Escrito por GIRABSAS.

El maltrato animal como señal de violencia en las familias
Fuente: Archivo
El maltrato animal como señal de violencia en las familias
La legislación apunta a considerar la crueldad animal como un indicador de riesgo social; participaron de la redacción del documento numerosas ONG's e incluso especialistas internacionales

Esta semana, diputados bonaerenses dieron meda sanción a un proyecto que contempla que en las escuelas se eduque contra el maltrato animal. 

La diputada impulsora del proyecto, Valeria Amendolara, del Frente para la Victoria (FPV), señaló que “la ley busca fomentar dentro del ámbito educativo el respeto a los animales. No solo desde el cuidado y la tenencia responsable, que es fundamental y está vinculada también a la sanidad de toda la sociedad, sino también como un indicador de riesgo social. Los especialistas nacionales e internacionales que trabajaron para la redacción del texto nos ayudaron a observar que las personas violentas contra otras personas comenzaron siendo violentas de muchas maneras: con el lenguaje, rompiendo objetos y también lastimando animales”.

Para la diputada, “la empatía con otros seres, no solo con las mascotas domésticas, se puede pensar en términos de conducta que se trasladen hacia los humanos. Vinculamos la violencia hacia los animales con la violencia en general, y por eso vemos necesario que desde la escuela se concientice. La experiencia de expertos que consultamos dice que en general la violencia a los animales señala violencia intrafamiliar”.

El proyecto fue redactado por la asociación civil Educación Contra el Maltrato Animal, y recibió aportes y adhesiones de más de un centenar de organizaciones y profesionales, como el Centro de Prevención de Crueldad Animal, y la especialista barcelonesa Núria Querol i Viñas, máster en Tratamiento de la Violencia Familiar y en Intervención Educativo-terapéutica asistida con animales.

“Este proyecto tiene un triple propósito: uno es generar un espacio educativo donde se trate la problemática; otro que se instale dentro del Estado la preocupación y la prevención del maltrato animal; y el tercero es prevenir casos de violencia a humanos. La violencia tiene diferentes caras y nos interesa que, por ejemplo, en los gabinetes psicopedagogos estén alertas cuando detectan un caso de violencia animal, porque en el fondo también se presentan casos intrafamiliares”, agregó Ángel Méndez, profesor de Biología y fundador de Educación Contra el Maltrato Animal.

“La ONG surgió desde las aulas de las escuelas públicas en las que trabajamos varios docentes involucrados con los animales. Después se fueron sumando profesionales de distintas áreas como abogados, veterinarios, biólogos, psicólogos y personas que se están en distintas asociaciones de proteccionistas o conservacionistas. Nos proponemos hacer algo más que una charla de una hora y chau: buscamos que el alumnado se involucre emocionalmente y empáticamente con los demás habitantes del planeta. Detectamos que el compromiso con otro, por ejemplo un animal, disminuye la violencia en los grupos escolares”, indicó Méndez.

La ley, que todavía debe aprobarse en el Senado, no sólo apunta al respeto hacia los animales domésticos como perros y gatos, sino también los caballos, las aves y las especies silvestres en general.

La crueldad animal como indicador del riesgo social

Antes de tratar la ley, los diputados debatieron el eje de la crueldad animal como indicador del riesgo social. Desde España, Núria Querol i Viñas presentó estudios estadísticos internacionales que muestran que un alto porcentaje de personas condenadas por crímenes tienen antecedentes de ataque hacia los animales. También mostró casos testigo de criminales que reprodujeron con seres humanos la tortura que sus padres perpetraban a las mascotas.

“La violencia es una sola, no importa qué especie sea la víctima. La crueldad a los animales es la antesala de la violencia social o intrafamiliar. El maltrato animal se puede tratar desde distintos sectores, y esto tiene que estar abordado interdisciplinariamente. La violencia de género y los femicidios a veces se pueden detectar a través de lo que pasa con un animal de compañía en la familia. Nosotros siempre decimos a las asistentes sociales cuando van a hacer visitas y no pueden percibir la violencia de parte de la persona que es víctima, que miren al animal de compañía de la familia: si ese animal tiene una actitud temerosa, si es agresivo, si tiene una actitud evasiva frente a otros humanos”, indicó Susana Dascalaky, del Centro de Prevención de Crueldad Animal.

Fuente: Infojus Noticias

Lunes 25 de Mayo de 2015
Artículo original: GIRABSAS